Tiene un lenguaje personal que no se corresponde con este con los modos y las modas de este inicio de siglo y posee un mundo inequívoco de obsesiones. Es sorprendente siempre y es capaz de mantener casi constantemente hipnotizado al espectador, que acepta gozoso la visión de unos paisajes, retratos y composiciones de gran belleza. En sus obras estoy seguro que el espectador podrá contemplar una enorme variedad de temas- paisajes, marinas, retratos y composiciones de figuras tratados con una excelente técnica y también rigor didáctico, como corresponde a las antiguas formulas impresionistas.

Francisco Agramunt (Critico de Arte)

Port Lligat

Paisaje de Port Lligat, Alejandro Cabeza, Port Lligat, Pintor Español, Pintura Valenciana, Pintores Valencianos, Retratista español, Impresionismo Valenciano, Antonio Vera Mahedero, Painting of Cadaqués, Cadaqués en Pintura, Cadaqués Pintada, Vistas de Cadaqués, Paisajes de Cadaqués, Costas de Cadaqués, Pueblo de Cadaqués, Marina de Cadaqués, Puerto de Cadaqués, Juan de Ribera Berenguer, Ginès Salvà - Pintura estilo mediterraneoBarcas de Port Lligat / Óleo sobre Tela 130 x 97 cm /  Alejandro Cabeza / Colección particular


Portlligat o Port Lligat es un pequeño núcleo de población en el término municipal de Cadaqués (Gerona), situado en el Cabo de Creus.

Este lugar es conocido internacionalmente por ser el lugar de residencia de Salvador Dalí, en lo que fue su casa hoy se puede visitar la Casa Museo Salvador Dalí.

La niebla no embota los sentidos, antes bien los agudiza. En ella suele reinar el total silencio. Tal es su embrujo que hasta las aves más indiscretas callan aturdidas, fascinadas por el misterio.

La niebla impone sus propias reglas. Es un aprendizaje emocional que enseña, sobre todo, a hacer uso de la confianza. Confianza en uno mismo: para avanzar a ciegas, palpando sólo la etérea gasa. Confianza en lo que habita fuera: porque no es fácil quedar, voluntariamente, a merced de otras manos.

Y así se camina, tras un cierto entrenamiento, seguro: haciendo uso de la memoria, recordando dónde estuvo cada piedra del camino antes de ser cubierta. Se avanza sabiendo que algo podría haber cambiado de lugar inadvertidamente, que podríamos tropezar y caer. Pero confiando a un tiempo en que el amor, capaz de hacer echar raíces a las más duras rocas, nos sostenga.

En la niebla se busca. Se busca permanentemente. Y siempre se encuentra.

Salomé Guadalupe Ingelmo