Tiene un lenguaje personal que no se corresponde con este con los modos y las modas de este inicio de siglo y posee un mundo inequívoco de obsesiones. Es sorprendente siempre y es capaz de mantener casi constantemente hipnotizado al espectador, que acepta gozoso la visión de unos paisajes, retratos y composiciones de gran belleza. En sus obras estoy seguro que el espectador podrá contemplar una enorme variedad de temas- paisajes, marinas, retratos y composiciones de figuras tratados con una excelente técnica y también rigor didáctico, como corresponde a las antiguas formulas impresionistas.

Francisco Agramunt (Critico de Arte)

Cala Tangó

Alejandro Cabeza, Paisajes españoles, Pintor Español, Cala Tango, Pintura Valenciana, Pintores Valencianos, Pintor Valenciano, Impresionismo Valenciano, Galería Gaudi, Galería Antiqvaria, Eka & Moor Art Gallery, Subastas Goya, Subastas Durán, Subastas Ansorena, Alcalá subastas, Arce Subastas, Appolo subastas, Subastas Setdart
Cala Pope y Tangó - Alejandro Cabeza

Volviendo otra vez a los esmeraldas, pero sin dejar el entorno de Jávea, encontramos esta cala bastante escondida o, al menos, de difícil acceso. Situada junto a la escollera de levante del puerto y resguardada por los acantilados del cabo de Sant Antonio, la cala del Tangó o del Pope es considerada uno de los rincones más bellos del litoral valenciano. Un paraje que, a lo largo de la historia, ha sido representado por diversos pintores. Como el propio Joaquín Sorolla, que la plasmó en diversos cuadros, o Leopoldo García Ramón, otro valenciano, por mencionar sólo algunos de ellos.  Diferentes composiciones en cada caso, pero donde los azules cobran, invariablemente, protagonismo. 

Existe una historia popular muy curiosa que circula alrededor de esta cala tan pequeña y recondita. Entre 1989 y 1965 vivió en Duanes de la Mar de Jávea un religioso ortodoxo que escapó de Rusia al estallar la revolución bolchevique. Acudía a bañarse a esta cala, motivo por el cual se la empezó a llamar Pope.  Los vecinos que veían al Pope despojarse de sus llamativos atuendos para darse en estas cristalinas aguas un chapuzón, incluso en invierno, acuñaron el topónimo de la cala del Pope.

A pocos metros de la cala, en un saliente de roca, existió una pasarela de salvamento de náufragos que se asemejaba a las plataformas, conocidas como "tangó", que desplegaban a ambos lados los buques de guerra. Hoy ya desaparecida, sí se puede observar aún en muchas fotografias de la epoca o en algunas  pinturas.